23

Día 23. ¡EEEEEEEEEEEMPEZÓ AGOOOOOOOOOOSTO! Mes maravilloso porque en este mes nací, un ocho de agosto. Neta no sé por qué razón me da emoción mi cumpleaños, per me emociona todos los años, aunque de niña nunca tuve una fiesta de cumple con piñata y así. Mi primera fiesta de cumple la tuve hace cinco años, recuerdo que la pasé súper genial. Hubo mucha fruta, comida “sana” y vino, muuuuchooo vino. Tomé mi primera copa a las tres de la tarde y para las seis ya estaba biiiiiiiiiiiien borracha que me fui a dormir al sillón de la sala. Soñé que estaba en el desierto, caminaba en la arena y me caía. En mi sueño me entraba arena a la boca y yo me limpiaba, la realidad es que manché el sillón con mis babas y dejé una mancha roja de mi labial que nunca salió, rompí una copa en el precioso piso de duela del departamento en el vivía. Ese piso lo cuidaba tanto. Cuando llegaban mis amigos de visita los hacía que se quitaran los zapatos hasta que me llegó uno con las patitas que le apestaban bien macizo y tenía a todos pitufos en las uñas de los pies, ese día dije “Tú no, amigo, tú déjatelos que se raye la duela”. Pienso en ese departamento tan bonito, tan aluzado, mis amigos, las risas y siento muy bonito, no sólo porque fue mi primera fiesta de cumpleaños; sino porque ese día me di cuenta de que en mi circulo hay gente muy bonita, muy generosa, amorosa y muy bailadora. Una vez leí que antes del cumpleaños suceden cosas que provocan un renacimiento constante. El año pasado pese a mi estado emocional por la separación con Hugo, me animé a festejar mi cumpleaños en la compañía de varias mujeres maravillosas que conocí en mi empleo anterior y que tu tuvieron la generosidad de compartir conmigo su tiempo ese día en un restaurante italiano.

Es verdad que nadie pide nacer, pero si se nos concede esa fortuna, yo digo que mejor disfrutarla… total vida nomás una… claro que si eres Hindu hay más, pero mientras tanto acá todas las demás culturas tenemos una, ni modo… so let´s enjoy it!

P.D.

¡Ah, mis pies van mejor! El izquierdo ya como que agarró la onda, el derecho es el que sigue de “ay, no, ¡yo quiero seguir echadito!” ¡Gracias a todos por preguntar sobre mi estado! 🙏💖

Flojerometro: Emocionado

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Foto de @wolf_pher

24

Día 24. Menos dolor en los pies, doy pasos lentos, pero seguros. Hoy me siento muy contenta porque la foto de este día es biiiiiiiiiiiiiien mexicana que me dieron ganas de comer pozole, pero el pozole sólo tiene sentido con tío Luis y como lo veré en veinticuatro días, tal vez, solo tal vez comamos pozole. Estoy muy feliz de que ya casi se acerca el día de correr esos 42K. Los pasos que he dado son lentos para llegar a esta sensación física y emocional, algunas veces me han parecido lentos y sin sentido, como cuando entreno en la caminadora, corro, corro y corro sin llegar a ningún lugar; sin embargo, en las pruebas me doy cuenta de que sí mejoré mi tiempo, que estoy más ligera, que sí avancé.

Mi felicidad está aquí al soltar un pasado ilusorio lleno de expectativas que nunca sucedieron, ni sucederán porque lo que fue es tan perfecto como lo que sucede ahora, pero ya pasó.

Sigo viviendo los efectos del presente, mi felicidad sigue aquí conmigo, con Yuki que me mira mientras escribo buscándome las manos para que la acaricie, así que hasta mañana.

 

Flojerometro: Presente 🙏

 

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Foto de @wolf_pher

 

25

Día 25. Detenida. Pienso que la Vida me dice “Nans, alto, piensa” sigo sin saber qué significa este momento de pausa, lo que sí sé es que lo estoy disfrutando. La Vida es generosa y pone la misma prueba hasta que uno decide pasarla, yo lo veo como en los vídeo juegos como si pasara al siguiente nivel de Mario Bros. En todas las veces que la Vida me ha detenido recuerdo que me quejaba, maldecía, me instalaba en modo vistima buscando el por qué, sólo me desgasté y ni encontré la razón, no porque no la hubiera; sino porque realmente no quería aceptar la responsabilidad. Hoy me da tanto gusto haber pasado al siguiente nivel, al nivel de tener la certeza de que mi felicidad está en el momento en el que estoy, de sentir que todo lo que me pasa lo he provocado yo, es mi responsabilidad, mi decisión y eso me hace sentir poderosa. Mi felicidad no está cuando se recupere de esta lesión, cuando corra el maratón, cuando edite la película que traje a CDMX de Guadalajara, cuando encuentre un departamento para mí y mis chicos, cuando se me vayan las marcas de acné que me dejé en la cara este mes, cuando publique mi libro, cuando escriba el siguiente, cuando incremente mis ingresos económicos, cuando lo que sea que se me ocurra… No, mi felicidad está aquí con Yuki, el perro, en mis piernas, July pintando, Marimar leyendo… mi felicidad está aquí junto a mí mientras escucho Risa pensando en mi Amo.

 

Flojerometro: Presente 🙌

 

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Foto de @wolf_pher

 

 

 

 

 

26

Día 26. Sigo con las secuelas de mi lesión en los pies. El dolor se intensifica en los talones, sobre todo en el talón derecho. Sonó el despertador a las 5am y me dije «Nan, no maaaaaaa, hoy no trabajas, duérmete» y como soy muy obediente, me dormí hasta las casi 10am. Puse las piernas en alto porque sentía que los pies me ardían, pasó poquito el dolor. Me alegra mucho que puedo caminar despacito, como el regueton, pero camino. Me cambié y fui al gym a entrenar la parte de arriba. Hoy me siento mucho mejor que ayer sobre todo anímicamente. Ayer estaba de una sensibilidad tremenda que cuando hablé con mi Amo le pedí encarecidamente que midiera los decibeles de su tono  porque yo estaba que me soltaba a llorar por todo. Tan lindo, sí los midió.

Esta semana no voy a correr nada, estaré en rehabilitación. Mis pies en cubetas con hielo para que se desinflamen las plantas de los pies, ejercicios de estiramiento y honrando mi cuerpo, cuidando de él. Reflexioné nuevamente lo que les compartí en el día 42  sobre mis lesiones, lo que me ha traído hasta acá en las condiciones en las que estoy. Un día la Abogasnter me dijo «Háblale a tu cuerpo» y hoy me levanté dandole las gracias por todo lo que me ha permitido hacer, donde me ha llevado, lo fuerte que es, lo útil. Aprecié todas mis cicatrices y les dices las gracias. Siempre creí que tenía pies feos, después de no poder caminar, me di cuenta que tengo los pies más lindos, más funcionales, las caminadores, mis pies son míos y los amo. Hoy traigo la chancha, soy mexa obvio la chancla forma parte de mí je je.

Lo que sentía ayer era mucha frustración porque ya había corrido 30K, 35K y sin problema. Salí de casa segura de que 18K serían pan comido, pero no. Este dolor me recuerda que todo lo que haya logrado antes, ya no existe, ya pasó. Cada día los pasos son nuevos, las rutas cambian y lo que me toca es estar atenta al camino, a los hoyos porque siempre existe la posibilidad de caer en uno.

No sé por qué rayos me pasó esto, venía corriendo muy bien, sin embargo en este ejercicio de agradecimiento, doy las gracias a este dolor que me habla, no sé bien qué dice, pero estaré atenta esta semana de descanso con hielo, analgésico y letras honrando mi hermoso cuerpo evitando cualquier crítica al misma. Mi cuerpo es perfecto con cicatrices, con la uña casi inexistente del dedo pequeño de mi derecho, con mi pancita, con la cicatriz de mi frente, con todo, con todo mi cuerpo es hermoso y perfecto.

Flojerometro: Perfectamente agradecido

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Foto de @wolf_pher

27

Día 27. Todo lo que siento en este momento es dolor, mucho dolor. Dolor físico e interno. Me levanté temprano, me puse el micropore, tenis, todo iba muy bien. Salí corriendo de casa y al kilometro cuatro sentí un dolor en el pie derecho, seguí. Debido al medio maratón la ruta que hago normalmente cambió, yo seguí y olvidé el dolor. Caí en un hoyo, pero no me detuve, seguí hasta completar los 18K. Me tomé una foto sonriendo y compartí mi estado con el grupo. En un parque estiré y el dolor en el pie derecho se intensificó, llegué con mucho trabajo a las escaleras del metro Fray Servando, subí las escaleras casi cojeando. Sentía muchas ganas de llorar mientras esperaba el tren, pero me dije “Nan, cálmate, respira, goey si te pones a llorar aquí, aquí te quedas” así que concentré todas mis fuerzas y llegué a Villa de Cortes donde de plano ya no pude caminar, pedí un Uber, bajé con dificultad, entré a casa donde estaba el Capitán y Marimar que me vio y me dijo “Siéntate” me quitó los zapatos, me revisó el pie y salió con el Capitán por una bolsa de hielo y ahí sí me puse a llorar. Marimar me puso los pies en cubetas con hielo y yo lloraba descontrolada, babeada y mocosamente mientras el Capitán me abrazaba y me decía “Ánimo, Nan” después de casi cuarenta minutos, Marimar que es médico, me preparó unas tostadas para que el analgésico no me cayera con la panza vacía. Después de llorar, me sentí mejor, era demasiado dolor, todavía lo siento. Con todo y el dolor sé que todo es perfecto, incluso este dolor tremendo. Es perfecto que esté aquí en el Albergue, que Marimar haya llegado ayer, que el Capitán haya pasado su examen de ascenso, esté aquí y nos haya llevado a comer mariscos a La Rueda.

Esta semana me enfermé del estómago, me sentí vulnerable. Hoy me lastimé los pies, me siento frágil, sé que no me voy a romper porque el cristal no se rompe.

Flojerometro: Lloroso, doloroso y agradecido 😪😭🙏

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Foto de @wolf_pher

28

Día 28. Descanso casi total. Fui al gym a estrenar mi regalo de cumpleaños adelantado, gracias, mi Amo 💖 Luego hablé con algunos amigos, disfruté de charlas sencillas, le dije a todos lo que amo que los amo. Estoy sola en el Albergue esperando que llegue el agua para bañarme y quitarme el tinte del pelo, espero no quedarme calva después de dos horas de tener esto en la cabeza.

Y cambiando de tema para olvidar mi terror a la calvicie, les cuento que estoy muy feliz, muy feliz porque las visitas a locorrectodeloincorrecto.com llegaron ya a 6788, y contando, lo que quiere decir que a siete meses de este bonito 2019 ya superaron las visitas totales del año pasado ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS! De verdad, me siento muy feliz porque cuando inicié este proyecto, ya lo dije antes, lo hice con mucho miedo de exponer lo que pienso, lo que siento, lo que me va pasando. La verdad es que no ha sido sencillo porque al igual que correr, escribir es un ejercicio diario. Gracias a todos los que me escriben, sus comentarios y su empatía. Este blog tiene muchos colabores nombrados, autonombrados y algunos medio obligados 😁

En las primeras publicaciones escogía imágenes varias, luego la verdad no sabía ni qué iba a publicar. Al inicio publicaba un día a la semana, luego me pasaba la vida por encima y lo dejaba hasta que dije “Ay, no ya, publico cuando publico y ya está” tomé en control y el poder de saber que este espacio es mío, que puedo hacer lo que quiera y si funciona buenísimo, si no lo cambio y ahí voy aprendiendo en el camino. Luego de mi vanidad y mi ñoñez surgió PIERNAS Y RESEÑAS y ahora esta cuenta regresiva al Maratón de CDMX. Los personajes que conforman La maravillosa vida Nan han contribuido a que este blog sea lo que es y se mantenga. Las fotos maravillosas de Axel Macías, alias Rollito, han venido a dar un toque maravilloso. En mi lista de agradecimientos el día de hoy están todos los lectores de muchas partes del mundo, sus comentarios, sus correcciones (luego me gana la pasión jeje), sus mensajes de apoyo, menciones y recomendaciones.

Desde hace unos días escribir y publicar a diario es para mí un gozo tremendo. Tengo ya muchas más ideas, más colaboraciones, más noticias. Por lo pronto, faltan veintiocho días no sólo para correr el maratón de CDMX, sino para ver a mi Aboganster, a Tío Luis, a Sam, los Udo… ¡Ya llegó el agua, bye!

 

Flojerometro: GRACIAS TOTALES 🙏… y 18K mañana 💪

 

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Foto de @wolf_pher

 

 

 

29

Día 29. Un viernes lluvioso en la Ciudad de México, pero viernes y mi fin de semana será largo. Tres días de descanso total, de disfrute. Siento tan bonito que ese trauma de los fines de semana quedó atrás. Estoy muy feliz. Los días anteriores y luego de la enfermada de panza empecé a hacer la lista diaria de mis agradecimientos y les juro que sí funciona, me siento súper bien como que veo los colores de la vida otra vez.

Me siento ligera de muchas cosas que dejé atrás, me di cuenta de que es fácil perder de vista lo que no busco y volví a concentrar mi atención en lo que quiero, en quien decido querer porque todo en la vida es una decisión, incluso el amor y yo estoy enamorada, soy correspondida y me siento absolutamente maravillosa.

Este viernes llegaré a mi Albergue, July ya regresó, compartiré con ella y con Jesucrista la alegría de abrir el regalo de cumpleaños que me envió mi Amo y en Instagram les chismeare las fotos.

Este viernes sólo una ausencia ocupa todos mis espacios… y me encanta.

 

Flojerometro: Enamorado 💖

 

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Foto de @wolf_pher

 

 

 

30

Día 30. Treinta días antes de cruzar la meta de los primeros 42K y la foto de Rollito me recuerda los plantones que le he puesto para ir al cine. Hace un mes que estoy en CDMX. No he ido al cine, diría que no he podido, sin embargo, me hago responsable y sé que no he ido porque la prioridad es llegar al Albergue, dejar mis cosas e irme a entrenar, preparar mi comida del día siguiente, dormir lo más temprano que pueda para levantarme a las 5am como todos los días. Hay días que estoy cansada, que estoy como en automático y días como los pasados que olvido la razón por la que estoy haciendo todo esto, no hablo solo del maratón; sino del cambio de ciudad, de empleo, de giro del empleo y me reclamo no escribir más, no leer más, pero ¿más que qué? ¿más que cuándo? Suelo ser muy dura conmigo misma. Un día Hugo me dijo “Lo haces todo bien, pero no lo disfrutas”. Hasta ese día no me había dado cuenta lo complejo que es para mí estar presente. El día que decidí iniciar esta crónica de la cuenta regresiva lo hice porque quería seguir publicando, porque para mí este maratón es muy importante y porque es para mí escribir es como un deporte, se practica como el running, eso dice Hank y le doy la razón.

A treinta días, tomo la responsabilidad de que si no leo tanto como antes es porque no quiero, si no publico en PIERNAS Y RESEÑAS es porque mi prioridad ahora sólo es correr y concentrarme en una sola cosa a la vez, en ser coherente y hacerme responsable, así sea cada cinco minutos, pero hacerlo: “YO SOY LA ÚNICA RESPONSABLE DE MIS CAMBIOS, DE MIS PENSAMIENTOS, DE MIS CREENCIAS, DE MIS DECISIONES” lo escribo así, en mayúsculas, para que por mis ojos llegue a mi cerebro y me quede claro ¿Cómo llegué a esta conclusión (otra vez)? Sucede que ya me estaba dando el bajón tremendo por las consecuencias de la gastritis y la panza es como el alma ya lo dije ayer, entonces ya estaba así de azotada mal plan cuando Jesucrista me dijo “Goey, tú disfruta” y otra vez ahí el recordatorio del Universo en la voz de otra persona, pero el mismo ¡DISFRUTA, NAN, DISFRUTA LO QUE HACES! O sea, me queda claro que hago lo que me gusta y que no lo haría si no me gustará, eso es una cosa, pero luego está el disfrutar eso que se hace, estar presente.

Hoy de plano me volví a chutar la misma conferencia de Cómo generar hábitos éxitosos de Felipe Lopez que me puso otra vez las patas en la tierra, así que acá se las dejo porque de verdad es información que cura.

 

Flojerometro: Coherente 😃

 

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Foto de @wolf_pher

 

31

Día 31. Sigo con los efectos de la gastritis medicamentosa, diarrea y dolor de cabeza; aunque ya me dio hambre y eso es buena señal. Hago un análisis de lo mal que me siento cada que me enfermo del estómago y es como si me enfermara como del alma, no sé, tipo mal de amor. Me duele todo el cuerpo, me arrepiento de la decisión más simple “un sobre de té o dos, chin debí usar tres”. Ayer que regresaba a casa me acordaba de lo mucho que me gusta comer sopa cuando me siento enferma, que llegaría al Albergue y no había sopa y poco a poco me fui envolviendo en un drama que en ese momento llegó el mensaje de Toño que decía “Todo está donde tiene que estar” y ahí fue cuando llegué a casa y agradecí tener un Albergue donde llegar, ser querida, saber que hay personas con apenas conocerme están al tanto, mi Amo me llamó, Jesucrista llegó a preguntarme cómo estaba y si necesitaba algo, Diva y Cirilo durmieron conmigo… Sé que va a sonar cursi, pero neta que agradecer es lo más sencillamente difícil de hacer, de recordar. Es un trabajo diario, constante, es como hacer sentadillas, sentadillas mentales.

A treinta y un días del maratón de Ciudad de México me siento como esos días en los que de plano me vuelvo a preguntar ¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Cuándo se me ocurrió? Y así con más preguntas que la verdad ya ni me vale la pena escribir ni buscar respuesta porque lo que sea ya está, todo está donde tiene que estar y como está es perfecto. Lo que sé que voy a hacer desde hoy es una lista de todo por lo que me siento agradecida porque eso será parte de mi entrenamiento interno junto con el físico. El cambio de ciudad me está provocando una sensación de extravío y la neta no es tan divertido como el de Las perdidas.

Flojerometro: Agradecido 🙌🙏

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Foto de @wolf_pher

32

Día 32. Sufro los efectos de la gastritis medicamentosa, WHAAAAAAT?! Ajá así me quedé yo también cuando me lo dijo el médico hace una horas. Sucede que ciertos medicamentos pueden provocar gastritis como como ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno, naproxeno y en mi caso el ácido ascórbico. Hace dos semanas casi todos en la oficina se enfermaron de gripa, excepto yo, sin embargo la semana pasada previa a mi periodo menstrual, sí señores en este blog se habla del periodo menstrual o monstrual depende de como este el mes, pero bueno, el punto es que se acercaba la fecha y sé que las defensas se bajan, iba a correr 35K el domingo y se me ocurrió que era una excelente idea tomar ácido ascórbico para prevenir cualquier moco por ahí. El tema es que me excedí, sin saberlo, y eso provocó la mentada gastritis medicamitosa. Como reloj inglés mi periodo llegó ayer y yo muy feliz, aunque con poco malestar y nausea. Esta mañana las nauseas fueron un poco más intensas hasta que fui a comer y no resistí, vomité, todo me daba vueltas.

Me sentí muy molesta porque yo me provoqué este malestar, sin querer, pero bueno ahí está. Di, mi jefa, me vio tan mal que me dijo «Nan, vete a tu casa» en serio es la hostia esa mujer. Dejé la oficina en llanto total, me siento mal, me siento sumamente vulnerable. En el metro la gente se me quedaba viendo como si estuviera loca por llorar y sollozar todo el trayecto desde Chapultepec hasta Villa de Cortés donde me sentí mejor y entendí el mensaje de Toño «El sentimiento dentro no sirve de nada».

Ahora entiendo que ayer Tío Luis estaba enfermo de la panza, él tomó ibuprofeno para aliviar el dolor muscular después de la carrera. Volveré a citar a María de Todos los Angeles con aquello de al Chino le da la vitaminosis con el licuado de Papá Antonio.

Total que las vitaminosis sí existen, no son buenas, hacen daño y dan penas.

Flojerometro: Vitaminoso, vomitoso, doloroso, lloroso

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Foto de @wolf_pher